La mayoría de las personas pasarán más de tres décadas cotizando a la Seguridad Social.

A cambio, obtendrán una pensión que será inferior al salario que tenían mientras trabajaban.

Ese es el «plan» en el que confían la mayoría de las personas. Por eso, al jubilarse pasarán de la clase media a la pobreza en un abrir y cerrar de ojos. 

Si tú no estás dispuesto a pasar por ello lo que vamos a contarte a continuación te va a interesar…

En esta página vamos a hablarte de tener un plan para la jubilación. Bueno, más bien de cómo invertir para tener un buen plan llegado ese momento.

Ahora, lo primero que queremos aclarar es que si eres de los que piensa que a través de las inversiones se puede acumular un patrimonio en poco tiempo y sin esfuerzo y acabar retirado en las Bahamas joven y rico, es mejor que no sigas leyendo.

El mundo de las inversiones está lleno de charlatanes y vendehumos que prometen soluciones fáciles a problemas complejos. Sin embargo, aquí no vas a encontrar nada de eso: ni soluciones milagrosas, ni atajos, ni cuentos chinos. 

«Para jubilarte con una buena pensión vas a tener que tener los pies en la tierra»

Ahora, tampoco pienses que lograr ese objetivo es algo que está al alcance sólo de los más ricos. 

Sabemos por nuestra experiencia que el dinero NO es el ingrediente clave para generar resultados en esa etapa de tu vida. De hecho, muchas de las personas (la mayoría) con las que trabajamos no son ricas.

Por eso queremos que tengas clara una cosa:

«Hay algo mucho más importante que el dinero. Y es en ese punto donde reside la diferencia entre retirarse con un buen plan o retirarse con un plan mediocre»

Pero antes de hablarte de ese punto tan importante queremos contarte la historia de Carlos, un cliente que conocimos hace unos años.

Carlos está casado, tiene dos hijos y trabaja como informático en una consultora. 

Se mata a trabajar de Lunes a Viernes y está cansado de ver como los Gobiernos del partido A, B o C le quitan dinero todos los meses, para sufragar unas pensiones que prometen serán dignas, sabiendo que luego recibirá una mísera pensión que no le permitirá disfrutar de la vida justo cuando podrá disponer de más tiempo.

Carlos sabe que si depende de la pensión que le de el Estado no podrá hacer grandes viajes al retirarse (el IMSERSO será su única agencia de viajes). Tampoco podrá comer en buenos restaurantes, ni pasar un inolvidable fin de semana en el mejor balneario de su provincia, ni tener la cobertura de un buen seguro médico… entre otras muchas cosas.

Tendrá que estar dependiendo el resto de su vida de los descuentos para mayores de 65 años porque su pensión no le dará para más.

El caso es que Carlos no quiere acabar así, por eso contrató un plan de pensiones. Sabe que si dejaba su jubilación en manos del Gobierno terminaría sufriendo penurias al retirarse.

Desgraciadamente, y esto es mucho más frecuente de lo que la gente se imagina, su plan de pensiones no rindió lo esperado. Incluso, en los últimos años llegó a perder dinero. Algo que le dolió inmensamente por todo el esfuerzo que le costó ganarlo.

¿El resultado? Su plan B había fracasado, se sintió estafado y acabó perdiendo confianza en los bancos:

 

«Hay más gente interesada en ganar dinero, 

que en hacértelo ganar a ti»

 

A partir de ese momento Carlos decidió no meter ni un sólo euro más en su plan de pensiones y se negó a ir a otro banco donde le vendieran otro de sus productos de temporada.

Y como tampoco tenía tiempo ni los conocimientos necesarios para andar gestionando las inversiones por su cuenta, su proyecto para no acabar siendo un pensionista más en apuros se fue al traste. 

                                                              . . . . . . . . . . . . . . . . .

El caso de Carlos es muy similar al de muchas personas: en algún momento de su vida se acaban dando cuenta de que el Estado no va a poder proporcionarles una pensión digna, así que invierten en lo primero que ven, generalmente planes de pensiones o fondos de inversión que le ofrece su banco, y acaban obteniendo resultados mediocres. 

Al final no vuelven a invertir en ellos ni un sólo euro más, los dejan de lado y acaban perdiendo un tiempo muy valioso que les habría servido para capitalizar su dinero y poder retirarse el día de mañana con holgura.

«Por esa razón nadie se jubila con una pensión decente siguiendo ese plan»

Carlos quería disfrutar de una pensión más alta y disfrutar de su retiro sin sufrir carencias económicas.

También quería evitar malas decisiones de inversión que le hiciesen perder (más) dinero o que echaran por tierra los ahorros de toda su vida.

Quería tener menos preocupaciones, más tiempo para él y los suyos y delegar sus inversiones en otras personas.

Por eso, acabó acudiendo a nosotros para reconducir su plan inicial.

. . . . . . . . . . . . . . . . .

Si tú, al igual que Carlos, has pensado alguna vez cómo te gustaría que fuese tu situación financiera de aquí a 10, 20 o 30 años, te preocupa tener un buen nivel de vida al retirarte pero no sabes muy bien por dónde empezar, podemos ayudarte a conseguir tus objetivos a través de nuestra Asesoría de Inversión en Dividendos

Un servicio pensando específicamente para ayudarte a construir un patrimonio que te permitirá disfrutar de tu jubilación sin carencias económicas.

Sabemos por nuestra propia experiencia que la inmensa mayoría de la gente obtendrá mejores resultados (tanto en términos de rentabilidad como de seguridad) invirtiendo a largo plazo en empresas sólidas que repartan dividendos, de forma que las rentas que obtengan de su patrimonio vayan aumentando progresivamente, y con el tiempo, generen una pensión con la que poder retirarse.

La Asesoría de Inversión en Dividendos se basa en esa filosofía de inversión, centrándonos en la compra de empresas de gran calidad, con sólidas políticas de dividendos y ventajas competitivas duraderas.

¿Qué consigues con nuestro asesoramiento?

  • Saber exactamente dónde tienes que invertir: Te daremos  recomendaciones precisas para que puedas invertir en empresas de calidad y tengas tu dinero siempre a buen recaudo.
  • Conocer cómo evolucionan tus inversiones: Tanto la calidad, como el contexto económico en el que se desarrollan. Te enviaremos mensualmente información precisa para que no te encuentres nunca con sorpresas desagradables
  • Ahorrar tiempo: Nuestro asesoramiento está pensando para personas ocupadas y con poco tiempo. No necesitarás dedicar más de 5 minutos al mes a tus inversiones.
  • Minimizar el riesgo de pérdidas: Si la sola idea de perder dinero te genera ansiedad nuestro asesoramiento está hecho para ti. Por eso no asesoramos basándonos en técnicas especulativas, sino que nos centramos exclusivamente en técnicas de inversión que permitan obtener buenas rentabilidades a largo plazo, sin exponerse a los riesgos propios de la especulación.
  • Soporte y apoyo continuo: Es normal que en cualquier momento te surjan dudas y miedos relacionados con tus inversiones, especialmente en momentos de turbulencias. Por eso, estaremos siempre disponibles para ayudarte a solucionar cualquier duda que puedas tener. Nunca te quedarás sólo sin saber que hacer.

En resumidas cuentas, te asesoraremos para que construyas un patrimonio que te aporte los siguientes beneficios:

  • Una pensión de cuantía creciente: Debido a las particularidades de las empresas en las que recomendamos invertir, la renta que percibirás al retirarte será mayor cada año y esta crecerá a un ritmo superior la inflación. A diferencia de quienes dependen de la pensión pública tu nivel adquisitivo si aumentará con los años
  • Más flexibilidad a la hora de jubilarte: Tendrás la posibilidad de retirarte antes de la edad legal establecida, siempre en función de la rentas que hayas ido acumulado (la cuantía de esas rentas dependerá de lo que aportaste a lo largo de los años).
  • Un patrimonio heredable: Inviertes para ti mismo, pero también para tu propia familia. Si falleces tus herederos tienen derecho a percibir la práctica totalidad del capital aportado, más el rendimiento generado (rentas más plusvalías). 
  • Menor dependencia de los políticos y de las ayudas públicas: A diferencia de lo que ocurre con las pensiones públicas, tu patrimonio y su gestión están libres de cualquier manipulación política. El dinero que hayas aportado a tus inversiones te pertenece, por lo tanto, las rentas que percibas irán en función de lo aportado y no de lo que decida el político de turno. Además, es lógico y justo que tras toda una vida trabajando, ahorrando e invirtiendo puedas disfrutar de mayor poder adquisitivo y no tengas que depender de los descuentos y ayudas públicas para mayores que tanto se han normalizado por su precaria situación económica. 

Empecé a invertir en un plan de pensiones en el año 2000 haciendo aportaciones mensuales. Antes de la crisis del 2007 la rentabilidad era mínima: prácticamente, el fondo iba subiendo solo con las aportaciones que yo iba haciendo. Cuando llegó la crisis incluso llegó a bajar. Y eso contando que era un Plan seguro (70% conservador, 30% riesgo).

Al final, llegué a la conclusión de que debía buscar otra vía para rentabilizar mis ahorros, por eso decidí acudir a los profesionales de Invierte para tu jubilación.
Gracias a su asesoramiento he logrado obtener hasta ahora unos beneficios que no me da ningún banco.

Yo llevaba buscando algo así desde hacía mucho tiempo: un sistema pensado para obtener unos ingresos regulares por dividendos, que me ayuden a mantener mi nivel de vida después de jubilarme y del que podrán beneficiarse también mis herederos cuando yo falte.

No te harás millonario de la noche a la mañana como se ve en la películas, pero tendrás un patrimonio que te irá produciendo beneficios continuos y crecientes con los que podrás afrontar holgadamente tu jubilación.
Pedro Horcajo

Preguntas frecuentes

No se requiere una cantidad mínima. Puedes invertir las cantidades que quieras en función de sus posibilidades económicas.

Depende de las cantidades que inviertas, de la edad a la que empieces y de otras circunstancias que valoraremos en la primera entrevista que tengamos contigo. 

En esta sesión haremos una proyección estimada de rentas que puedes conseguir a futuro siguiendo nuestro asesoramiento, para que puedas saber la pensión neta que tendrías al retirarte. 

En el momento que tus rentas superen tus gastos dejarás de depender de un sueldo y podrás retirarte. Si tu capacidad de inversión es elevada o empiezas a invertir a una edad prudente tendrás más posibilidades de lograrlo. Trataremos este punto en la primera entrevista que tengamos contigo.

No necesitarás dedicarle más de 5 minutos al mes. Nuestro asesoramiento está pensado para personas ocupadas y con poco tiempo libre.

Tú mismo. Nosotros te asesoramos paso a paso para que sepas dónde invertirlo y seas tú quien tenga el control en todo momento.

El primer mes es totalmente gratuito. Así puedes ver cómo trabajamos y si el servicio se adapta a lo que estás buscando.

Ninguno. Lo pruebas  y si no te gusta te vas. Así de sencillo.

Absolutamente nada. De hecho, la mayoría de nuestros clientes nunca habían invertido antes en Bolsa. Por eso mismo, no necesitas tener experiencia ni ningún tipo de conocimiento previo para ello. Nosotros nos encargamos de asesorarte durante todo el proceso.

Podrás acudir a nosotros cuando lo necesites. De hecho, sin duda alguna, lo que más suelen valorar nuestros clientes es el soporte que damos. Nos gusta que nuestros clientes se sientan acompañados. Que sepan que cuando tengan una duda o un problema alguien les va a responder. 

Piensa que, como mínimo, obtendrás un complemento importante a la pensión pública que recibas. Aunque en la mayoría de los casos lo que se consigue es multiplicar dicha pensión por dos o por una cantidad aun mayor (depende de las cantidades que inviertas, la edad de inicio, etc).

A partir de ahí tú decides si es una buena inversión.

¿Alguna pregunta que no esté en la lista?

Si quieres hacernos alguna pregunta que no esté respondida en esta lista contáctanos a hola@invierteparatujubilacion.com y te responderemos con la mayor brevedad posible.

¿Necesitas más información?

Si te gusta lo que has leído y ves esto como una oportunidad que te gustaría aprovechar en serio es momento de que nos conozcamos.

Sólo tienes que hacer lo siguiente:

1. Rellena el formulario que encontrarás aquí debajo.

2. A continuación, nos pondremos en contacto contigo y agendaremos una sesión gratuita por Skype para que nos cuentes tus objetivos y podamos explicarte paso a paso cómo podemos ayudarte a alcanzarlos. 

¡Eso es todo!

Rellena el formulario

Invierte para tu jubilación © 2020 · Todos los derechos reservados